Zentro / Kolegiatuak Bilatzea
Lafisioterapia.net PLATAFORMA ProET Fisio Webinar Fisio Physiociencia

Lesioa aurkitu, tratatu eta utzi gorputza eragiten

Andrew Taylor Still

Informazioa eta hiritarrari arreta | Berriak < Itzuli

¿Por qué hay lesiones cuyo dolor se refleja en otra zona?

24-6-2022

El dolor referido es aquel que sentimos en una zona del cuerpo que no corresponde con la que ha sufrido la lesión o el daño. Para explicar este fenómeno, entender el papel del sistema nervioso es clave.
    
A veces, cuando sufrimos algún tipo de lesión, descubrimos con sorpresa que el dolor se manifiesta en otra zona del cuerpo diferente a la dañada. ¿Cuáles son los mecanismos concretos por los que se produce este fenómeno? El responsable, como podemos intuir, es el sistema nervioso, una estructura continua por la que discurre toda la información que proviene de las distintas partes corporales. Hay que tener en cuenta que todas las estructuras de nuestro organismo están interconectadas a través de este sistema. 

Por todo ello, Miguel Soro, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Fisioterapeutas, apunta que “dependiendo del tipo de afectación, podemos notar el dolor en la zona donde tenemos un daño o podemos sentirlo en otras partes”. El experto añade que, incluso, es posible sufrir dolor sin necesidad de que exista algún daño estructural. 

El hecho de que aparezcan dolores a distancia del lugar de la lesión puede deberse a varias causas. “Entre las distintas teorías, la más plausible o aceptada podría ser un proceso de sensibilización central”, afirma Néstor Requejo, miembro del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid y especialista en dolor y análisis del movimiento. Pero, ¿a qué nos referimos con sensibilización central? Requejo detalla que este concepto implica una alteración en el asta dorsal de la médula espinal, es decir, el primer lugar donde el sistema nervioso modula o gradúa la respuesta de dolor.

“Como resultado de esta alteración, se produce un aumento de la actividad sináptica (la sinapsis supone la conexión entre dos neuronas) en el asta dorsal de la médula espinal”, subraya el experto. Este proceso neurofisiológico explica, por una parte, una mayor respuesta de dolor, y por otra, un aumento de las zonas de distribución de dolor, dando lugar, por ejemplo, a un dolor referido. 

Dolor referido y dolor irradiado: diferencias

En este punto, debemos distinguir dos tipos de dolores que, a priori, se pueden confundir, pero cuyas causas son distintas: el referido y el irradiado. Existen similitudes entre ambos y, en muchos cuadros, incluso coexisten. Soro manifiesta que la mayor diferencia es el tipo y el comportamiento del dolor, “además de otros síntomas que aparecen según qué estructura esté en disfunción”. 

Como ya se ha explicado, el referido (conocido de forma coloquial como reflejo) es aquel que sentimos a distancia de su origen, en estructuras que están estrechamente conectadas y donde no hay lesión del nervio. “El dolor de cabeza con origen en estructuras músculo-articulares de la columna cervical es un ejemplo de este tipo de dolor”, aclara Requejo, quien agrega que, en estos casos, “las fuentes nociceptivas (el tejido que origina el dolor) podrán ser musculares, articulares, viscerales o neurales. Se trata de un dolor difuso, profundo y, en ocasiones, será difícil de diferenciar cuál es el tejido responsable de este síntoma”. 

Por su parte, Soro expone que el irradiado se produce por una irritación directa de un tronco o raíz nerviosa, pudiendo provocar dolor, mucho más localizado, en las estructuras inervadas por ese nervio. El más conocido de este tipo es el ocasionado por el nervio ciático. 

¿Cómo tratar cada tipo de dolor?

Dependiendo de la causa, los especialistas aplicarán un tratamiento u otro para abordar la sintomatología del paciente. Requejo determina que, desde la fisioterapia, será fundamental averiguar qué tejido o tejidos son los responsables del dolor, así como en qué momento del proceso de curación se encuentra ese tejido.

“Las técnicas de terapia manual, la punción seca para el dolor referido muscular o el ejercicio terapéutico podrán ser efectivos en el manejo del dolor”, asegura el fisioterapeuta, quien advierte que también es de vital importancia realizar una labor educativa con el paciente para explicarle los aspectos relativos al diagnóstico, manejo y pronóstico de su patología, así como trasladarle los hábitos de vida que debe seguir para evitar que el problema se mantenga en el tiempo.

Fuente: Cuidate +

© 2010 C.O.F.N.