Logo Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Navarra
Centros
Colegiados
cabecera
25/02/2018 4:24h

INFORMACIÓN Y ATENCIÓN AL CIUDADANO | NOTICIAS

La psicomotricidad como filosofía a incorporar dentro de la fisioterapia pediátrica

02/02/2018
 
 
 
 
 
 
 
Por Ascensión Martín Díez. Fisioterapeuta y Psicomotricista en CDIAP de Mollet del Vallés.
 
La psicomotricidad es una disciplina o formación específica que tiene como base la concepción integral del ser humano,  y que se ocupa de entender la interacción que se establecen entre el conocimiento, la emoción, el cuerpo y el movimiento y de su importancia para el desarrollo del niño, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en un contexto social.
Desde la intervención terapéutica psicomotriz se ve al niño como un ser global y se tiene en cuenta los diferentes aspectos que conforman su persona: aspecto afectivo, motor, cognitivo y social y le acompaña en el proceso de maduración.
 
Enfoques dentro de la  psicomotricidad
 
En líneas generales se pueden diferenciar dos enfoques teóricos, los cuales determinan dos formas diferentes de realizar la práctica psicomotriz dentro de la sala.
 
Psicomotricidad directiva o línea normativa
 
Esta línea fue creada por los autores  Le Boulch, Picq y Vayer, Defontaine y  otorga más relevancia a los aspectos corporales y motrices. Defiende una intervención más directiva, a través de ejercicios que buscan recuperar etapas del desarrollo psicomotriz no superadas, atendiendo estas dificultades mediante la planificación de ejercicios y actividades que buscan mejorar estas competencias (equilibrio, coordinación, salto, precisión, armonía….) La  actitud del psicomotricista es directiva, impositiva, sin tener tanto en cuenta las necesidades y deseos del niño en ese momento.
 
Línea dinámica
 
Esta línea fue  creada por autores como Aucouturier y Lapierre, teniendo en cuenta  los aspectos emocionales del desarrollo del niño, tratando el cuerpo y el movimiento del niño desde su dimensión  más afectiva, expresiva y relacional. En este enfoque el psicomotricista ha de desarrollar un sistema de actitudes que ha de trabajar a nivel personal para ser consciente del papel que juega con ese niño en particular en la sala de psicomotricidad, aprendiendo a ser respetuoso con las expresiones del niño, valorando sus competencias, reconociendo sus manifestaciones y dándole tiempo para que exprese lo que realmente desee.  El reto  principal es entender los comportamientos inconscientes del niño en la sala y para ello se ha de tener una formación específica en terapia psicomotriz.
 
Ámbitos de la psicomotricidad
 
La psicomotricidad puede ser aplicada desde  diferentes ámbitos
Trabajo preventivo
 
La psicomotricidad se  puede aplicar desde un enfoque preventivo en centros de atención temprana, hogares o escuelas infantiles. En este caso el objetivo es prevenir trastornos o reducir las posibles consecuencias de los factores de riesgo. Igualmente se puede hacer un trabajo preventivo en situaciones de riesgo como es la adolescencia, embarazos de riesgo, la tercera edad, etc.
 
Trabajo educativo
 
Desde las escuelas de educación infantil y primaria, la psicomotricidad se aplica desde un enfoque más educativo. En este caso el trabajo está orientado a conducir el desarrollo por los cauces de la adaptación y el ajuste a los aprendizajes.
 
Trabajo reeducativo o terapéutico
 
Este tercer enfoque está orientado a los casos donde persiste algún trastorno en el desarrollo, a la rehabilitación de síndromes psicomotores y ante la presencia de trastornos psicomotores secundarios a otra alteración.
  
Aportaciones  de la práctica psicomotriz a los fisioterapeutas pediátricos
 
Los avances que se han producido dentro de la fisioterapia pediátrica en los últimos años nos obligan a replantearnos nuestras prácticas terapéuticas, la forma cómo tenemos de pensar y de hacer  con las familias, con los niños, y con la propia terapia.
Estos avances y cambios nos obligan no solo a actualizarnos sino también a conocer cuáles son estas intervenciones y como llevarlas a la práctica. Los aspectos teóricos son esenciales para entender y sobre todo poder fundamentar lo que hacemos, pero no debe olvidar los aspectos prácticos (estrategias para poder intervenir en una sala de psicomotricidad en niños con necesidades especiales y/o discapacidad).
 
Para Ascensión Martín Díez la formación de psicomotricidad desde la orientación dinámica en su práctica como fisioterapeuta ha supuesto una diferencia importante según nos cuenta: La psicomotricidad, me ha permitido ver mi trabajo como fisioterapeuta desde otra perspectiva, respetando y entendiendo las manifestaciones o expresiones del niño con discapacidad, ser más consciente de cuáles son sus necesidades reales y cuáles son mis aptitudes frente a él y sus acciones.
 
La psicomotricidad me ha hecho reflexionar sobre aspectos tan importantes de mi persona como la empatía, la comunicación, la disponibilidad corporal,  el contacto tónico emocional  con el niño, la capacidad para esperar, dándole el tiempo necesario para expresarse
Esta formación me ha proporcionado importantes conocimientos sobre el desarrollo emocional del niño, la importancia del juego espontáneo y su significado, y me ha  permitido posicionarme frente a él de manera más ajustada, dándome seguridad para poder ayudarle terapéuticamente en su recorrido
 
Por supuesto este aprendizaje también me ha proporcionado importantes herramientas para poder trabajar frente a las familias dándome la oportunidad de trabajar de manera colaborativa con ellas, creyendo en sus fortalezas y trabajando a partir de ellas.