Zentro / Kolegiatuak Bilatzea

Lesioa aurkitu, tratatu eta utzi gorputza eragiten

Andrew Taylor Still

Informazioa eta hiritarrari arreta | Berriak < Itzuli

Fibromialgia, una enfermedad llena de incógnitas

15-5-2018

El 12 de mayo se celebra el día mundial de la Fibromialgia, una rara dolencia que en España afecta a cerca de 2 millones de personas

La fibromialgia sigue siendo una enfermedad desconocida y pese a los avances en el diagnóstico y tratamiento, esta afección crónica e invalidante mantiene su pulso con la medicina y alcanza ya a un 4 % de la población. En España, la cifra de afectados se acerca a los 2 millones y en Estados Unidos supera los 10 millones de personas.

La complejidad de la enfermedad y el hecho de que no se haya descubierto todavía su factor desencadenante, hace que los tratamientos no sean del todo efectivos. Además, la respuesta de los pacientes a las diferentes terapias no siempre es la misma; cada organismo reacciona de una manera distinta y establecer un tratamiento común para los enfermos resulta poco eficaz.

El principal objetivo de los tratamientos es intentar paliar el dolor y recuperar el ánimo de los pacientes. Para ello se utilizan diferentes fármacos, que suelen acompañarse de terapias complementarias. Una de las que está ofreciendo mejores resultados es la terapia de andulación, que proporciona a los enfermos una relajación muscular y un apreciable alivio del dolor.

Así mismo, gracias a los resultados que proporciona el uso regular de la andulación para contrarrestar las dolencias de la Fibromialgia, ha permitido que muchos pacientes puedan mejorar su calidad de vida. En España, la empresa HHP es la encargada de comercializar los dispositivos de andulación. Los mecanismos combinan el calor por infrarrojos con las vibraciones mecánicas de cuerpo entero (Whole-Body Vibrations) y se pueden instalar en casa. Al margen de la andulación, otros tratamientos que contribuyen a mejorar el bienestar de los enfermos son la fisioterapia, la acupuntura y la osteopatía. El deporte suave, el yoga y las técnicas de relajación también ayudan a sobrellevar la enfermedad.

Los orígenes de la Fibromialgia

Para concienciar a la población sobre la incidencia de la enfermedad y crear lazos de solidaridad con los pacientes se estableció el 12 de mayo como el Día Mundial de la Fibromialgia. La fecha fue propuesta por Thomas Hennessy en 1993, quien dedicó buena parte de su vida a la defensa de los derechos de los enfermos. Con fatiga crónica, propuso el 12 de mayo como el día mundial de la Fibromiagia en recuerdo del nacimiento de Florence Nightingale, quien padeció fibromialgia y fuera la fundadora de la primera escuela de enfermería moderna e inspiradora de la Cruz Roja Internacional.

La enfermera norteamericana, fallecida en 1910, se vio forzada a pasar más de 50 años postrada en una cama como consecuencia de dicha enfermedad. Por aquel entonces, ningún médico tenía conocimiento de la enfermedad y ni tampoco se conocía ninguna terapia paliativa actual.

Reconocida por la OMS en 1992

La enfermedad de la fibromialgia es relativamente joven. Aunque los dolores musculares y la fatiga crónica han existido desde siempre, la catalogación como patología por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud) no llegó hasta 1992 y hoy en día sigue sin existir un consenso total entre la comunidad científica sobre su origen.

Este desconocimiento y complejidad de la enfermedad, supone en muchos casos un retraso en la detección de la misma se debe a lo no homogeneidad de su sintomatología, lo cual dificulta el diagnóstico. La sintomatología es tan amplia y diversa que a menudo se confunde con otras patologías y eso alarga la introducción de los tratamientos. El paciente entonces se siente incomprendido, lo que suele derivar en angustia y depresión.

En la actualidad, sin embargo, los protocolos diagnósticos han cambiado e incluso los médicos de familia están capacitados para detectar una fibromialgia inicial. Los signos más evidentes son:

Dolor en puntos gatillo: son zonas del cuerpo en las que se experimenta dolor por una simple presión. En total se han catalogado 18 puntos sensibles, que se localizan fundamentalmente en el área del cuello, hombros, espalda, codos, tórax, zona lumbar y rodillas.

Rigidez matutina: los enfermos tienen dificultades de movilidad, principalmente al despertar. En ese momento, los músculos están fríos y la rigidez se manifiesta de forma más clara.

Fatiga crónica: la fibromialgia provoca una sensación de cansancio permanente. Los enfermos se sienten agotados incluso realizando las tareas más sencillas.

Ansiedad y depresión: la fatiga constante y el dolor provocan en el paciente un estado de ansiedad que puede derivar en depresión. El malestar se incrementa cuando el enfermo peregrina de un especialista a otro en busca de un diagnóstico acertado. Por otro lado, la enfermedad provoca que tanto la vida familiar como la laboral se vean alteradas, hecho conduce muchas veces al aislamiento.

Al margen de los síntomas mencionados, otras posibles manifestaciones de la fibromialgia pueden ser colon irritable y mala digestión, dolor de cabeza, vértigos, alteraciones del sueño (insomnio) o problemas de concentración y falta de memoria.

Mujeres, las más afectadas

Las causas de la fibromialgia siguen siendo una incógnita. Todavía algunos investigadores niegan la existencia de algún problema físico en los pacientes y centran sus tratamientos en el aspecto psicológico. Sin embargo, la mayor parte de investigadores concentran sus esfuerzos es el estudio de posibles alteraciones del organismo, ya sean a nivel hormonal o en relación con el sistema neurológico.

También se apuntan posibles razones genéticas y se investiga la relación del dolor con la existencia de traumatismos anteriores. Lo que sí resulta evidente es la predisposición especial de las mujeres a sufrir la enfermedad. Las cifras son elocuentes: según las estadísticas médicas, la incidencia de la fibromialgia es 20 veces mayor entre las mujeres que entre los hombres.

© 2010 C.O.F.N.