Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

¿Por qué fisioterapeutas valencianos recomiendan trabajar sentado en un fitball?

15-6-2018

Los especialistas apuestan por usar pelotas hinchables como asiento para rehabilitar y evitar lesiones de espalda, fortalecer los músculos y corregir la postura

Lo más probable es que cuando te vean en tu puesto de trabajo sentado por primera vez sobre un 'fitball', una de esas pelotas enormes que se usan para hacer ejercicio en disciplinas como yoga o pilates, comience un carrusel de burlas y gracietas por parte de tus compañeros. Que si padeces hemorroides, que si te la van a quitar para jugar un partido en la playa, que si eres un rarito o lo haces para llamar la atención... Aguanta, respira, no te enfades. Todos ellos desconocen los beneficios que conlleva usar ese objeto como asiento. No saben que los fisioterapeutas lo recomiendan para mejorar la salud de tu espalda. Los especialistas aseguran que es ideal para rehabilitar y evitar lesiones y para ayudar a fortalecer los músculos además de corregir la postura a la hora de sentarte. Uno de los mejores remedios para combatir el sedentarismo en la oficina.

Este tipo de pelotas se pueden comprar por internet o también de manera física en muchas tiendas de deporte. Su precio oscila entre los 8 y los 20 euros, aproximadamente, y existen diferentes tamaños, por lo que a la hora de hacerte con una es importante que se adapte a tu complexión.

Una vez la hayas comprado e hinchado de la manera correcta (es mejor que lo hagan en la tienda porque con un bombín de mano puedes tardar una media hora en hacerlo), debes saber cómo sentarte sobre ella. En el portal FisioterapiaOnline, medio de referencia para los profesionales médicos, dan las siguientes pautas: las caderas y las rodillas deben formar ángulos de 90º y, lo más importante, debes ponerte recto (como si te tiraran con una cuerda de la parte de arriba de la cabeza), evitando encogerte. Los hombros deben estar también rectos y bien separados del cuello (no puedes parecer una tortuga), y a la vez un poco relajados para que puedas trabajar.

Adaptación progresiva

Como todas las prácticas nuevas, utilizar el 'fitball' como silla requiere un periodo de adaptación . «Es normal que al no estar acostumbrado a usarla podamos sentir agujetas al día siguiente, porque estás obligando a hacer un esfuerzo extra a la musculatura que protege tu columna. Por eso la adaptación tiene que ser progresiva. Para empezar, lo más recomendable es alternar la pelota con el asiento habitual e ir incrementando el tiempo sobre la bola poco a poco hasta convertirlo en un hábito», señala José Manuel Sempere, fisioterapeuta y exportero del Valencia Club de Fútbol.

El propietario de la clínica Fisio Sempere recuerda un caso concreto en el que recomendó a un paciente el uso de la pelota hinchable: «Funciona muy bien para prácticamente cualquier problema de espalda. Le aconsejé que la probase a un chaval de unos 14 años que sufría escoliosis y mejoró. Le fue muy bien. Solo tuvo que ser disciplinado. Para otras patologías como la cifosis o el síndrome facetario va muy bien».

Además, los pequeños rebotes que te obliga a hacer la pelota para mantenerte recto evitan que la espalda se tense a la vez que se tonifica sin apenas darte cuenta. Al tiempo que te obliga a mantener los pies en el suelo para no desequilibrarte, consigue quitarte el vicio de cruzar las piernas, indican desde FisioterapiaOnline.

«Una buena opción para los colegios»

«La pelota 'fitball' es un buen recurso para trabajos bastante sedentarios, en los que las personas tienen que estar muchas horas sentadas y apenas se levantan y por ello sufren dolor de espalda. Lo recomiendo hasta para las aulas en los colegios. A los niños les vendría súper bien», comenta la fisioterapeuta Cristina Pozo desde el Centro de Fisioteraptia Cristina Pozoen La Pobla de Vallbona.

«Con la pelota estás en continuo movimiento. La columna tiene que readaptarse a la posición porque donde estás sentado no es estable y al no serlo te obliga a trabajar para poder estabilizarte y evitar que caigas. Eso es muy bueno ya que dejas de tener de alguna manera una postura rígida, sedentaria. De esta forma -agrega Pozo- se trabaja toda la musculatura estabilizadora de la columna, que son unos músculos muy pequeños que van de vértebra a vértebra y que la protegen y se libera la presión sobre la zona lumbar».

«¡Necesitamos movimiento!»

«La nueva tendencia del 'fitball' me parece fenomenal. No es normal pasar ocho horas o más al día sentado. ¡Necesitamos movimiento! Particularmente me alegro mucho de que cada vez más fisioterapeutas recomienden pautas de movimiento en el espacio laboral y que las empresas apuesten por la salud de sus empleados permitiéndoles adaptar su puesto de trabajo», asegura Rafael Alcañiz, fisioterapeuta, osteópata y CEO de Paleo Training Valencia.

Alcañiz recuerda que algunas empresas punteras como Google hace tiempo que han optado por las pelotas hinchables como sillas para sus trabajadores además de incluir sofás para el descanso y salas de juegos. Tal ha sido el 'boom' del uso del 'fitball' que ya se comercializan modelos de silla con o sin respaldo en el que el asiento es la pelota, como el que aparece en la fotografía superior.

© 2010 C.O.F.N.