Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

Fisioterapia como medida preventiva para lesiones y enfermedades

4-6-2019

Los problemas musculares, circulatorios y cervicales son muy frecuentes entre la población, dificultando un buen seguimiento de la vida cotidiana. Es en estos casos donde la fisioterapia entra en juego.

Esta disciplina de la salud está orientada a ofrecer una respuesta a diversas patologías y dolencias de forma no farmacológica y mediante diversas técnicas. Comúnmente se hace referencia a la fisioterapia como uno de los mejores métodos curativos y de rehabilitación. De hecho, es especialmente utilizada tras una cirugía para ayudar a la recuperación del paciente. Sin embargo, la fisioterapia puede ser usada como medida preventiva contra un gran número de lesiones y enfermedades.

Son pocos los que conocen las verdaderas posibilidades que ofrece la fisioterapia, por lo que resulta adecuado informarse en detalle en alguna clínica de fisioterapia. Al contrario de lo que piensa gran parte de la población, acudir a un fisioterapeuta sin sufrir ningún tipo de molestia puede ser realmente útil para controlar el bienestar del cuerpo, previniendo posibles lesiones o problemas más graves. Será el propio fisioterapeuta quien dicte y exponga las medidas más acertadas para no acrecentar al riesgo por lesión y actuar para evitar dolencias.

Para mantener el cuerpo en perfecto estado, lo más recomendable y habitual es visitar al terapeuta una vez cada seis meses o una vez al año para realizar un chequeo completo y conocer cuál es la situación actual. Esta medida es aún más importante en personas que acostumbran a llevar una vida con gran actividad física.

Tratamientos para evitar dolencias

Asimismo, es posible visitar una clínica de fisioterapia sin tener ningún tipo de síntomas de lesiones para realizar diversas sesiones preventivas o un entrenamiento específico para reducir el riesgo de sufrir alguna patología. Este paso es de vital importancia cuando el paciente ya ha tenido con anterioridad algún tipo de problema en una zona concreta del cuerpo. Es más, en el día a día y debido al trabajo y a las actividades llevadas a cabo, las articulaciones y músculos tienden a perder movilidad. Por este motivo, recurrir a tratamientos de fisioterapia ralentiza notablemente este proceso, impidiendo los posteriores dolores en el cuerpo. Son muchas las lesiones, que desde la fisioterapia no se pueden curar, pero sí que se pueden aliviar los síntomas y cuanto menos retrasar al máximo el paso por quirófano. Por tanto, la fisioterapia puede ayudar en determinadas ocasiones a prevenir la utilización de técnicas más agresivas para el cuerpo.

Uso de técnicas no invasivas

De igual modo, la fisioterapia ayuda a entender cómo funciona nuestro cuerpo y qué señales nos está dando. Una vez que el paciente conoce el porqué de su patología puede poner mucha más atención a la hora de evitar los factores perpetuadores de la misma. Muchas veces los pacientes toman decisiones sobre sus lesiones basadas en el exceso de información disponible en internet y a veces eso les lleva a una confusión mayor.

Es importante asegurarse de estar acudiendo a un buen especialista, que esté colegiado y que tenga la preparación adecuada para tratar la patología que presenta el paciente.

Fuente: Madridiario

© 2010 C.O.F.N.