Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

Cómo curar un esguince gracias a la fisioterapia

5-12-2018

Podemos definir la fisioterapia como una disciplina del sector de la salud alternativa a la terapéutica que conocemos y con la característica de que no es farmacológica. Su ventaja es que muchas dolencias agudas y crónicas pueden ser solventadas si se realizan por profesionales.

En las clínicas de fisioterapia encontramos que es posible incluso realizar tratamientos para un problema bastante común como puede ser un esguince. Pero ¿Cómo puede ayudar la fisioterapia con esto? Si estás interesado en saber más sobre el tema y nosotros te lo contamos.

Tratamiento de fisioterapia para un esguince

Reposo

El primer punto a tratar cuando se visita a un profesional de este sector para un problema de esguince es el reposo. Lógicamente esto supone una gran ventaja ya que apoyar el pie mientras tenemos este problema no es para nada saludable y puede hacer que se tarde mucho más en curar.

Conforme vayamos notando que nos encontramos mejor, se nos indicará que hagamos un apoyo leve pero progresivo, siempre con ayuda de muletas y de este modo poder empezar a desplazarnos de nuevo poco a poco. El descanso es importante y cualquier experto en salud te dirá que te tomes unos días sin apoyar el pie.

Hielo

Aplicar algo de frío en la zona afectada con cubitos o una bolsa especialmente diseñada para ello es otra gran opción para nuestra recuperación. Hay que tener en cuenta que no es bueno dejarlo mucho tiempo ya que puede llegar a quemarnos.

Compresión

Los vendajes son una buena forma de aplicar un poco de presión y así no perder la estabilidad de esta extremidad. También hace que nuestra masa muscular no disminuya durante el proceso de recuperación.

Elevación

Mantener nuestra pierna elevada mientras realizamos el reposo hará que mejore su descanso y se pueda proceder a una recuperación más rápida.

Estos son unos consejos básicos, sin embargo, los fisioterapeutas utilizan otro tipo de técnicas que ayudan a aliviar el dolor y la inflamación, entre ellas encontramos los ultrasonidos, utilización de láser, masajes, presoterapias, etc. Aunque ellos mismos pueden decirte que realices los consejos anteriores, harán hincapié en que te mejores lo antes posible mientras fortalecen la zona afectada, por lo que tendrás mejor musculatura cuando estés totalmente recuperado.

El objetivo principal de todo esto es que los músculos que han seleccionado y que se encuentren en la misma zona que el que está afectado no sufran durante este proceso de recuperación, de modo que se continúe su ejercitamiento y sigan estando tan fuertes y ágiles como el principio.

Lo bueno que tiene utilizar un vendaje, es que se puede quitar y volver a poner posteriormente, por lo que el fisioterapeuta puede aplicar sus conocimientos sobre la zona, pudiendo en menos tiempo llegar incluso a correr como antes.

La estimulación del pie es esencial si no queremos que su sensibilidad se vea mermada, por lo que acudir a un fisioterapeuta es una opción que cada vez más gente baraja entre sus posibilidades.

Por último, también se pone empeño en que la circulación sea lo más natural posible, para ello también utilizan técnicas que harán que la zona afectada no sea vea tan oxidada una vez estemos recuperados por completo.

© 2010 C.O.F.N.