Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

Cómo conseguir que tu esguince se cure lo antes posible (y bien)

12-2-2020

Sufrir una pequeña rotura de ligamentos no es plato de buen gusto para nadie. Pero gracias a estos ejercicios propuestos por un fisioterapeuta seguro que la llevas mucho mejor.

Si eres una de tantas personas que al terminar el año pasado se pusieron de objetivo hacer deporte al llevar demasiado tiempo inactivo, deberías tener cuidado. Los esguinces están a la vuelta de la esquina y, en menos de un segundo, te ves en el suelo sin parar de lamentarte. Evidentemente, las lesiones son más frecuentes si no estás habituado al ejercicio físico. Y más aún si además te lanzas a lo loco a la carrera, sin realizar los calentamientos respectivos a cada actividad.

De todos modos, si te ha ocurrido o tienes miedo de que pase, no te preocupes: sería mucho peor una rotura. En unos días estarás como nuevo, pero ten en cuenta que debes acudir al médico lo antes posible para descartar que el golpe haya producido algo más que un esguince. No hace falta que hagas ejercicio para sufrir uno, con lo que si llevas un modo de vida sedentario tampoco estás exento de riesgo.

Los más comunes son los de los tobillos, así que serán en los que nos centraremos. En concreto, se trata de un estiramiento excesivo o desgarro de los ligamentos que ayudan a sostener la articulación, en la que se unen los huesos de la tibia, el peroné y el astrágalo. Los esguinces también dependen de la gravedad que revistan. En algunos casos tan solo se estiran hasta que se rompen parcialmente, y en otros se produce una rotura total del ligamento.

La forma de tratar un esguince depende de la gravedad y de cuáles son los síntomas. Si has tenido suerte y el dolor es más o menos llevadero, puedes soportar un mínimo de peso sobre la articulación o no está muy hinchado, lee con atención. La revista masculina 'Men's Health' ha reunido cuatro ejercicios muy simples para hacer cuando sufras uno de ellos, concretamente en el tobillo, los más comunes, y tengas el deseo de hacer todo lo que esté en tu mano por recuperarte lo antes posible.

"El alfabeto"

Como su propio nombre indica, se trata de dibujar las letras del alfabeto en el aire con el tobillo mientras estás tumbado boca arriba. Lo más importante es que mantengas la rodilla quieta y, despacio, marques las letras bien definidas, como si tus dedos fueran un lapicero que escribe en una pizarra imaginaria.

De fortalecimiento

Si la lesión es grave, puede llegar a ser muy doloroso de realizar, por lo que ten cuidado. Se efectúa a través de cuatro pasos: la flexión de la planta (alzando el pie en el aire y apuntar al frente con la planta del pie), dorsiflexión (flexionarlo ligeramente arriba y abajo), "eversión" (girar hacia el exterior) e inversión (hacia delante y atrás, es decir, hacia el dedo gordo).

Teniendo en cuenta que el 'running' es uno de los deportes más practicados en nuestro país, conocer técnicas para no dañarse puede ser muy beneficioso

Rachel Tavel, una fisioterapeuta consultada por la revista, aconseja ponerse una banda de resistencia en cada uno de los tobillos y realizar de dos a tres series de 15 repeticiones cada una. Recuerda que si la lesión es muy grave, no podrás hacer nada de esto y lo mejor sería ir a urgencias.

Elevar el talón

Si el anterior movimiento era hacia los lados, ahora se trata de elevar el talón en posición sentada. Con los pies bien apoyados en el suelo, presiona la parte delantera de los pies para que los talones se alcen del suelo. Repítelo 20 veces seguidas. Si no sientes dolor, intenta hacerlo con las dos piernas a la vez.

Equilibrio sobre una sola pierna

Se trata de poner en práctica el popular juego de sostenerse a "la pata coja". Evidentemente, este último ejercicio solo se debe hacer si has superado satisfactoriamente los otros tres y no has sentido demasiado dolor. Cuando ya puedas aguantar de 30 a 60 segundos sin muchos problemas, intenta lanzar una pelota al frente y sostenerte. Las lesiones necesitan su tiempo de recuperación y no tengas excesiva pisa por volver a las andadas (y nunca mejor dicho).

Fuente: El Confidencial

© 2010 C.O.F.N.