Buscar Centros / Colegiados

Encuentra la lesión, trátala y deja que el organismo actúe

Andrew Taylor Still

Información y atención al ciudadano | Noticias < Volver

Alzhéimer y párkinson, sin cura, pero ¿existe prevención?

7-8-2019

La doctora Milagros González Béjar explica en ‘El Bisturí’ como prevenir o retrasar la aparición dos de las enfermedades neurodegenerativas más prevalentes: alzhéimer y párkinson.
 
Cada año se registran 10 millones de nuevos casos de alzhéimer en el mundo y para 2050 se prevé que habrá 150 millones de personas en el mundo con esta enfermedad. Estos datos, proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son alarmantes.
 
Factores de riesgo:
  • Enfermedades como hipertensión, diabetes y obesidad
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares
  • Ser mujer

 

“Todos estos factores están ligados a un mayor riesgo de padecer alzhéimer. Pero también existe un factor genético a tener en cuenta”, recuerda la doctora Milagros González Béjar.

La edad también influye; el alzhéimer suele aparecer a partir de los 65 años. Aunque “las formas de presentación en menores de 65, suelen ser mucho más agresivas y suelen tener una evolución más rápida”, apunta la doctora.

Síntomas

  • Pérdida de memoria.
  • Dificultad para realizar tareas que hacemos habitualmente.
  • Desorientación temporal y espacial.
  • Problema del lenguaje como la disartria, que dificulta la articulación de las palabras.
  • Alteración del sueño.

 

“Muchas veces los pacientes con alzhéimer duermen durante el día y están toda la noche despiertos con irritabilidad. Pueden llegar a tener un comportamiento incluso agresivo. El paciente, en los momentos que tiene de lucidez, sufre mucho porque es consciente de la situación que está viviendo. Y el cuidador, también”, añade la doctora.

4 medidas de prevención

  • Tener hábitos de vida saludables.
  • Hacer ejercicio.
  • Controlar nuestra tensión arterial.
  • Controlar nuestra diabetes.
 
“Cuanto más saludables estemos, vamos a favorecer que el alzhéimer aparezca más tarde. Aunque tengamos la carga genética, podemos no desarrollar la enfermedad”, apunta.
Los hábitos de vida saludables y controlar las patologías asociadas al alzhéimer (hipertensión, diabetes, etc.) son la clave para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad, según la doctora.
Prevenir el párkinson 
Al igual que en otras enfermedades, no existe ninguna prevención que asegure con total certeza que no vayamos a padecer la enfermedad en algún momento de la vida.
“Lo que sí podemos hacer, es estar alerta y, ante síntomas que nos pueden hacer sospechar de la enfermedad de Parkinson, acudir al médico para que nos haga un buen diagnóstico y así poder tener un tratamiento en fases tempranas” apunta la doctora González Béjar.
Síntomas
▪ Temblor, que puede ser lento y rítmico.
▪ Rigidez muscular.
▪ Lentitud de movimientos.
▪ Inestabilidad postural, con lo cual en este tipo de pacientes el riesgo de caídas es mayor.
▪ Trastornos del sueño.
▪ Depresión.
La importancia de la detección precoz 
Solemos asociar el párkinson a gente mayor, pero lo cierto es que existen formas juveniles y de adulto joven que hay que tener en cuenta. El 15 % de los pacientes tienen menos de 45 años y también existen casos en niños, aunque estos son mucho menos frecuentes.
 
Cuidados básicos 
Una vez que ya está diagnosticada la enfermedad, la doctora recomienda estos cuidados:
 
1. Tener un buen tratamiento, tanto médico como rehabilitador.
2. Prevenir el riesgo de caídas.
3. Prevenir infecciones respiratorias e infecciones de orina que pueden hacer que la enfermedad
4. tenga una mayor evolución.
5. Hidratación y nutrición adecuada.
 
“El párkinson es una enfermedad que no tiene cura, pero sí podemos actuar ante estos síntomas y hacer que no avance tan rápido. En este caso, la fisioterapia ejerce un papel muy importante”, concluye la doctora.
 
© 2010 C.O.F.N.